¿Puede ser considerado un hecho criminal mostrar la realidad de las granjas de explotación animal?

Dos activistas por los derechos animales fineses, Karry Hedberg y Saila Kivelä, acusados de “difamación grave” y “alteración de la paz” tendrán que defenderse en el juicio que se celebrará mañana en Finlandia y evitar la pena de cárcel solicitada para ambos -—además de una compensación económica de 180.000 euros— por un granjero de cerdos que trata de castigar a estos dos activistas que han reconocido públicamente haber grabado terribles escenas de animales agonizando en varias granjas finesas.

En 2009 la organización de derechos animales Oikeutta Eläimille (Justicia para los Animales) publicó una investigación sobre la industria de explotación de cerdos. Treinta granjas de cerdos fueron filmadas y fotografiadas y las imágenes se difundieron en los medios de comunicación. La investigación dio lugar a un gran debate sobre los cerdos en las granjas y nuestra responsabilidad. Las imágenes de animales agonizando y sufriendo, viviendo entre excrementos causaron una gran conmoción en la sociedad y muchos políticos condenaron estos hechos. Ahora, dos años después, dos investigadores, Karry Hedberg y Saila Kivelä, que han reconocido públicamente haber grabado parte de las imágenes, se enfrentan a cargos con una posible pena de cárcel por supuestamente haber “difamado gravemente” al granjero mostrando las imágenes obtenidas en su granja y por “alterar la paz” al provocar un debate en la sociedad sobre ello.

Karry y Saila explicaron que consideraban necesario grabar en estas granjas para mostrar la realidad de la explotación animal y contrastarla con la falsa imagen difundida en los anuncios publicitarios de la industria porcina. Los activistas no rompieron nada durante sus visitas y ni siquiera forzaron las puertas que se encontraban abiertas.

Según reconocen los propios granjeros, ellos ni siquiera se habían percatado de que sus granjas habían sido visitadas hasta que la investigación vio la luz. Llegan al punto de perseguir a los activistas que enlace enlace desde su web a sikatehtaat.fi –el sitio web donde se publicó la investigación– sobre la base de que el material de vídeo fue obtenido ilegalmente, e ignorando así que todos los periódicos nacionales y los sitios web de las cadenas de televisión tienen el enlace a ese mismo sitio y que enlazar a una página no es un hecho delictivo en modo alguno.

¿Puede ser considerado un hecho criminal el mostrar la verdad y la realidad de las granjas de explotación animal? Y si así fuese… ¿cómo iba la sociedad a conocer lo que padecen los animales y tomar decisiones responsables al respecto? Mañana tendrá lugar el juicio en el que se resolverá si grabar lo que sufren los animales es mayor crimen que causar dicho sufrimiento en primer lugar. Puedes apoyar a los activistas difundiendo su vídeo y el enlace a su página web: http://sikatehtaat.fi/english.

Fuente: www.igualdadanimal.org