Activistas rescataron 800 perros que iban a ser vendidos a restaurantes chinos.

Unos 800 perros fueron rescatados por un grupo de protección animal de China en la ciudad de Zigong, en la sureña provincia de Sichuan.

El Centro Qiming, un grupo de protección de los derechos de los animales, realizó el rescate. Hace un par de semanas recibieron el aviso de que cientos de perros enjaulados estaban siendo cargados en un camión en Zigong, con destino a varios restaurantes de la provincia de Guangxi.

El grupo organizó un equipo de cinco activistas para bloquear al camión, mientras que colocaron mensajes en redes sociales para convocar a ciudadanos amantes de los animales a ayudar.

Luego de una protesta y algunas negociaciones, el grupo acordó pagar al vendedor de perros 13,000 dólares para poner a los canes en libertad, contó el presidente de Qiming, Qiao Wei.

“Es un compromiso que tomamos para poner a los perros en libertad, es claro que estos animales sufren cuando son trasladados en las pequeñas jaulas. Pasamos horas negociando con el vendedor”, dijo Qiao a CNN en una entrevista telefónica. “Finalmente, con la ayuda del gobierno local, él estuvo dispuesto a entregar a los perros a cambio del pago”.

Los voluntarios de Qiming ahora están buscando un hogar para los perro, de acuerdo con medio locales.

La carne de perro ha sido desde hace tiempo un platillo popular en algunas provincias de China, pero con el paso de tiempo esta tendencia cultural y culinaria está perdiendo adeptos, junto con la labor de organizaciones de China e internacionales que abogan por la protección de los animales.

Muchos de los perros rescatados hace un par de semanas sufría de deshidratación. “Es un trabajo costoso, pero quienes están con nosotros hacen lo posible por cuidar la salud de los perros. Desde que llegaron, sólo uno de ellos murió por una falla en su sistema respiratorio”, añadió Qiao a CNN.

Ms Teng, un empleado del Centro Qiming, comentó que cuatro miembros del equipo trabajan tiempo completo para cuidar de los perros. Constantemente colocan en su blog el estado de su salud para solicitar donaciones o asistencia voluntaria de los amantes de los perros.

“Algunos de los perros rescatados habían sido secuestrados, por lo que ahora sus dueños buscan aquí a sus mascotas. Algunos hacen donaciones por nuestro trabajo”, Teng dijo a CNN. “Una vez que hayamos terminado de revisar la salud de los perros, daremos prioridad a buscarles un hogar”.

Teng dice que a través de este rescate, ella y lo demás voluntarios, esperan mandar un mensaje claro: “No más venta ni sacrificio de perros”. Mientras tanto, los demás comerciantes de carne de perro siguen operando en varias regiones de China debido a la falta de leyes que se enfoquen a la protección del bienestar animal.

“Una gran parte de nuestro trabajo consiste en impulsar iniciativas para que el gobierno pueda castigar de manera eficiente a quienes practican este tipo de comercio”, añadió Qiao. “Ahora sólo podemos ir en contra de estos traficantes uno por uno, y ni podemos garantizar que no vuelvan al negocio después”.

En abril, 520 perros fueron salvados de no terminar en las mesas de los restaurantes por un grupo de activistas a favor de los derechos de los animales, quienes lograron detener a un camión que los transportaba cerca de Beijing. Una protesta de 15 horas entre los voluntarios y los traficantes, que bloqueó las salidas de la región, logró la liberación de los animales.

El chofer del camión accedió dejar a los perros a cambio de unos 18,000 dólares.

El incidente provocó diversas reacciones en internet sobre qué tan lejos deben llegar los grupos de protección de los derechos de los animales, un concepto todavía a discusión en China.

Fuente: mexico.cnn.com