Descubren nueva especie de delfín.

El día de ayer, un grupo de científicos australianos anunció el descubrimiento de una nueva especie de delfín en las costas del sur de ese país.

El cetáceo fue llamado Tursiops australis y se localiza en los lagos de Gippsland, la Bahía de Port Phillips y las aguas Australia del Sur y de la isla de Tasmania.

Kate Charlton-Robb de la Universidad de Melbourne fue quien realizó el descubrimiento luego de comparar tanto el ADN como los cráneos de dicha especie con los del delfín comúnmente llamado nariz de botella (Tursiops truncatus).

En entrevista, Charlton-Robb explicó que “la morfología del cráneo y la externa así como la coloración y la parte genética son bastante distintas”, aunque alertó de la reducida población del delfín, pues existen sólo 150 ejemplares en toda el área.

Añadió que el objetivo primordial es “obviamente la conservación de esta especie para que las futuras generaciones puedan disfrutar de su presencia y seguir con las investigaciones”.

Por su parte, Isabel Beasley, investigadora de la Universidad James Cook, y Peter Arnold, científico del Museo Tropical de Queensland, nombraron a la nueva especie Snubfin, por su aleta dorsal muy marcada y su nariz chata.

Beasley puntualizó que “existen claras diferencias entre ambas poblaciones que no habían sido reconocidas antes y que se han confirmado a través de estudios de ADN”. Añadió que el delfín tiene tres colores, a diferencia a la especie similar asiático que tiene sólo un color gris uniforme y el vientre blanco.

“Los descubrimientos de nuevas especies de mamíferos ocurren muy raramente y en materia de delfines la última especie descubierta fue en 1956″, agregó Beasley.

Arnold declaró que “Australia tiene ahora importantes obligaciones, tanto a nivel nacional como internacional, para investigar y proteger las poblaciones que quedan en el norte del país”.

Esta última frase nos encanto y sobre todo por que incluye la palabra “proteger” algo siempre necesario y justo.