El último deseo de un hombre moribundo fue reunirse con su perro

La comunidad se unió para cumplirle a un hombre sin hogar su último deseo. El hombre quería ver a su perro una vez más. No era una simple solicitud, sino que para él significaba todo en sus últimos días.Las personas involucradas con el último deseo del hombre lo describen como algo que nunca olvidarán. Ahora que se ha ido, siempre atesorarán los recuerdos del hombre y de su mejor amigo.

La perrita, Yurta (Yurtie) está adoptada en nuevo hogar. “Ella está llena de vitalidad y sólo trae mucho amor y energía dentro de casa”, dice la nueva dueña del perro, Kate. Se está acostumbrando a su nuevo hogar, arropada por Kate y Eric de Marion, sus adoptantes.

“Cuando la vimos por primera vez pensamos, su historia es muy convincente, pero a menudo estas historias son sólo palabras”, dicen sus nuevos dueños. Yurta estaba acostumbrada a vivir con un hombre sin hogar, de 57 años de edad, Kevin McClain, en Cedar Rapids, en su coche. Pero hacía un mes que el hombre había enfermado de cáncer de pulmón. Los paramédicos lo llevaron a Mercy Medical Center, y más tarde a la Casa de Hospicio. Yurta fue al refugio de animales. “En la transición de nuestra ambulancia a la cama, él dijo: ‘Yo tengo un perro’”, comenta Jan Erceg, del Área Servicio de Ambulancia Paramédico Especialista. “Él dijo que su nombre es Yurt y en ese momento recordé que había una perra que encajaba con la descripción y el nombre en el refugio donde yo era voluntario”, dice Erceg.

Desde el día que Yurt y Kevin se separaron, él quería a verla. Fue su último deseo. La Casa Hospicio, el servicio de ambulancia y la vivienda se unieron para hacer que sucediera. “Y el momento en que abrió los ojos y vio que el perro le reconoció al instante… Yurtie lamió sus brazos, le lamió la cara “, dice Erceg. “Fue un par de días después de que Kevin ingresara aquí en la Casa Hospicio. “Ahora, juntos, todo iba bien”, cuentan Dennis y Donna, coordinadores de atención al paciente de la Casa Hospicio. Al final, este compañero estuvo con su dueño incluso en la muerte. Eso es un verdadero compañero que la UNGS sabe que tiene ahora. “Nosotros somos su familia y ella es nuestra familia”, dicen de Yurta.

Link: El último deseo de un hombre moribundo fue reunirse con su perro.


7 comments for “El último deseo de un hombre moribundo fue reunirse con su perro

  1. Valdebenito Yañez
    5 julio, 2011 at 6:46 pm

    Que bonita historia, de seguro este hombre vivió sus últimos momentos llenos de amor que le entregó su perra, su compañera de vida en la calle, y queYurt haya encontrado un hogar el la recompensa que le dió la vida por estar al lado de un hombre que quizás vivió muchos años en la soledad, al cual le entregó cariño y lealtad hasta el último minuto, lo que no hizo su familia humana.

  2. carolina lizana
    7 julio, 2011 at 11:28 pm

    que linda historia,los animalitos a veces hacen cosas mas linda que las mismas personas.dando compañia y cariño a la gente….y siempre se acuerdan de quienes les entregan amor

  3. 8 julio, 2011 at 8:07 am

    Emocionante y bella historia. Al momento de partir de esta vida, no hay mejor compañia que la de un ser amado. Gracias a todos los que hicieron posible juntarlos y que Dios los bendiga.

  4. Amor Perruno
    15 julio, 2011 at 11:09 pm

    No me creo nada esta nota, la perra mira par otro lado y esta como incomoda con el hombre.

    • Leanthas
      27 agosto, 2011 at 1:14 pm

      en que ves tu q

    • Gilli
      23 septiembre, 2011 at 12:20 am

      me cagaste toda la ternura que leí en la nota.. que querís que el perro este pegado mirando al viejo?? amargado!!

  5. 11 febrero, 2012 at 8:19 pm

    Pués sí, ellos núnca te fallan, las personas, casi siempre lo hacen en algún momento o en todos ellos.

Comments are closed.