Los gatos son buenos para el corazón

Según un estudio, tener un gato como mascota reduciría el riesgo de infarto. ¿Ya has pensado en buscar el tuyo?

Gatos anti-infarto

Según un informe presentado en Nueva Orleans, durante la conferencia internacional de derrames cerebrales de la Asociación Norteamericana de Accidentes Cerebrovasculares, quienes no tienen gato, tendrían un cuarenta por ciento más de posibilidades de morir de un infarto de miocardio que aquellos que sí son dueños del animal.

Para llegar a esta conclusión, los científicos analizaron los resultados de la encuesta nacional de salud y nutrición de Estados Unidos y estudiaron la conducta de más de 4.435 personas entre los treinta y setenta y cinco años y aunque no hay nada ciento por ciento comprobado, los especialistas piden a la población que prueben tener esta animal como mascota ya que nada se pierde con el intento.

Uno de los protagonistas del estudio, Adnan Qureshi, sostiene que: “la gran pregunta es si esto es el efecto directo de tener un gato o es una variable de la gente que los tiene”.

Muchos especialistas aseguran que: “Tener una mascota de compañía puede atenuar las tensiones y tener efectos terapéuticos en el paciente”, afirma el médico uruguayo Juan Carlos Barrios y agrega que “este informe no explica cómo han llegado a esta conclusión, solamente han estudiado a personas que puede ser que coincidían en que eran sanas y tenían gato, pero el resultado dista de tener aspecto científico demostrable”.

El perro no ha sido tomado en cuenta en la investigación. “Los gatos reducen el estrés más que los caninos porque el nivel de independencia del felino es mucho mayor. Casi no piden nada.

A los perros hay que atenderlos, sacarlos a pasear y eso contribuye a aumentar la tensión arterial. El gato no requiere mayores atenciones y como medida anti estrés podría llegar a ser una buena recomendación”, afirma el veterinario argentino Carlos Mendizábal.

Durante años, varios estudios han ido reflejando que el estrés y la ansiedad se relacionan con los eventos cardiovasculares. “Esencialmente existe un beneficio en el alivio de estos factores incitantes suministrado por las mascotas”, explica Qureshi, orgulloso dueño de un felino.

También se sabe que el cariño y el placer que brindan las mascotas acaban con el estrés. De hecho, un estudio realizado en 2005 encontró que una sola visita de doce minutos a un perro mejoraba la función cardíaca y pulmonar de aquellos que padecían afecciones cardíacas.

A diferencia de los fármacos o la cirugía, el tener un gato no parece conllevar ningún riesgo y podría merecer la pena el intento de convivir con él y ver los resultados.

Ventajas de los gatos, según los veterinarios:

- Acariciar a un gato reduce la tensión arterial y la frecuencia de pulsaciones.

- Tener un gato relaja y mejora los problemas de depresión

- A diferencia de otras mascotas, son limpios y apenas necesitan cuidados lo cual reduce el estrés de los dueños.

- Económicamente cuesta menos dinero alimentar a un gato y también se enferma menos.