Quienes Somos

Caniles de Animalparaiso

Sus Inicios

La historia de nuestra Sociedad Protectora de Animales, nos remonta a Valparaíso de principios del siglo pasado, hasta el 6 de mayo de 1915, cuando el esfuerzo de su fundador Don Carlos Puelma Besa, quien se preocupó de proteger el abandono a caballos y asnos de tiro que abundaban en aquellos años en el puerto, se cristalizó en la fundación de esta organización.

Con el paso de los años el foco de protección animal fue cambiando hasta decantar en el cuidado de animales de compañía que eran abandonados y terminaban vagabundeando a su suerte, principalmente perros y gatos cuyo aumento descontrolado terminó convirtiéndose en un problema multidimensional de la ciudad, afectando actualmente de forma preocupante aspectos sanitarios, educativos, de imagen ciudad e inclusive políticos.

Con los vaivenes propios de una organización con prácticamente un siglo de existencia, nuestra protectora ha trascendido a crisis económicas, coyunturas políticas y cambios sociales, trayectoria que nos enorgullece y nos permite levantar la voz en este tema dada nuestra vasta experiencia y muchísimas pruebas de compromiso incondicional que generaciones de socios han permitido continuar el legado de la protectora más antigua del país y posiblemente también en Latinoamérica.

Sus principios

Desde sus inicios esta organización pionera, fue pensada como una corporación privada sin fines de lucro, pero con un altruismo comprometido y responsable que nos ha diferenciado desde nuestros orígenes de otras organizaciones “amiga de los animales” ya que siempre se ha realizado el esfuerzo por contar con refugios permanentes, donde los animales son albergados sin ningún tipo de exclusión y donde reciben atención médica veterinaria desde medicación, hasta intervenciones quirúrgicas y convalecencias, entregándoles así una mejor calidad de vida durante el tiempo que estén bajo nuestro cuidado, lo que se puede extender hasta que sean adoptados o hasta su muerte natural. Ya que nuestra protectora cuenta con una estricta política que prohíbe la eutanasia como método de control de población, procedimiento médico que solo queda reservado para casos extremos, de traumatismos o enfermedades incurables que causan gran dolencia al animal.

La actualidad

Desde el 31 de diciembre del año 2008, se inicia una nueva y ambiciosa etapa, con la puesta en operación del Nuevo y Moderno Canil, denominado “Animalparaiso” ubicado en la localidad de Laguna Verde en el sector alto de la ciudad de Valparaíso. Que en su momento fue sindicado como el más moderno del país y de Latinoamérica.

Este proyecto se realizó como una iniciativa público-privada, financiada por el BID (Banco Interamericano de Desarrollo) en el contexto del programa de renovación urbana, que se llevó a cabo durante la postulación de Valparaíso como Patrimonio de la Humanidad.

El proyecto fue realizado en terrenos privados, cedidos por dos de las directoras de la protectora. La Sra. Marina Gonzalez Becker y la Sra. EstratiaGambrullis Carayanis. Quienes además han liderado año tras año a más de 160 socios en esta noble iniciativa.

Esta iniciativa y su relación legal con la ciudad están reguladas bajo un comodato con la Ilustre Municipalidad de Valparaíso por 12 años renovables, que le entrega la administración total y exclusiva del canil a la Protectora Carlos Puelma Besa, convenio que considera como único aporte financiero mensual de por parte de la municipalidad de 500 mil pesos, que representa aproximadamente un 10% de los costos fijos del canil. Lo cual se suma a aportes de los socios, eventos sociales y donaciones, que permiten cubrir a duras penas las necesidades mínimas de operación, que generan un stress financiero y sobrecarga a los socios que con medios limitados, mucho esfuerzo e inclusive comprometiendo patrimonio personal dan esta noble pelea mes a mes para no abandonar el legado y compromiso asumido con los animales, poniéndole el hombro y solucionando en parte una problemática que debería ser una preocupación de la sociedad en su conjunto.

En este contexto la Protectora ha iniciado un plan de reestructuración administrativa y de gestión que buscará sumar apoyos, buscar aportes frescos y comunicar de mejor manera a la comunidad la noble e importante tarea que se realiza día a día, año a año lejos de los titulares que sin duda se merecen.

Uno de los últimos convenios logrados por nuestra institución, la cual destacamos y agradecemos, es la alianza concretada con la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad de Las Américas, quienes gracias a un acuerdo de cooperación suscrito con la nuestra protectora y la IM de Valparaíso el año 2012, nos prestan un valioso servicio donde sus docentes y alumnos atienden a nuestros animales, desarrollando un programa que incluye controles sanitarios de rutina, cirugías y procedimientos con los últimos avances médicos, lo que nos ha permitido obtener beneficios recíprocos al tener como mutuo interés el bienestar de los animales.