Terapia de rehabilitación para gatos: Natación

Aunque abre los ojos como si estuviera asustado, a Tootsie le encanta nadar. Un infortunado accidente carretero dejo a este precioso gatito negro con su patita derecha destrozada. Si bien la primera idea de su dueña fue dejarlo acostado, comprendió que era una buena opción intentar rehabilitarlo en la piscina de hidroterapia canina en Hereford como se lo ofreció el veterinario.

Tras seis semanas de hidroterapia intensiva, el minino está completamente recuperado, y además ostenta el título de ser el primer gato nadador de este centro que fuera exclusivamente para perros.

La hidroterapia es un método establecido para la reconstrucción de los músculos débiles y daños tanto en personas como en animales. Es por eso que especies como el caballo también sean incluidos en este tipo de terapia de rehabilitación.

Y aunque muchos crean que los gatos no saben nadar, los Van Turco, son conocidos como gatos nadadores. Tengo uno hace seis años, y hasta este artículo, no tenía idea de que fuera de esta raza y que tuviera este gusto por la natación. Quizás por eso se mete a la ducha cuando me estoy bañando y tiene la costumbre de pedir agua metiéndose adentro de la tina.

Como moraleja, averigua a qué raza pertenece tu felino, puesto que todos, sin excepción pertenecen a una. Así sabrás sus gustos y no cometerás el error, del que ahora estoy arrepentida. ¡Pobrecito Artemio mi gato Van Turco, te compraré una zunga para este verano!

Fuente: VeoVerde